El «germen silencioso» 

Política y otras cosas


La máxima: “Somos lo que comemos” ya lo sabían los griegos por experiencia desde que Hipócrates en el siglo V a.C. nos dijo aquello de: “Haz que tus alimentos sean tus medicinas y que tus medicinas sean tus alimentos”, por eso en la Grecia antigua se sabia que determinados alimentos eran buenos para la salud y que la leche coagulada resultaba ser un buen remedio contra los males estomacales.

El ser humano ha ido descubriendo de forma empírica que algunos alimentos no se estropean ,saben bien y son buenos para la salud pero también lo contrario, es decir que otros alimentos-considerados como esenciales- no lo son tanto. Entre ambos extremos están el kéfir y el gluten

Empecemos por el primero. El emperador mongol Genghis Khanalimentaba a su ejército con una clase de bebida láctea llamada “kumis”, que contenía algo de alcohol y las…

Ver la entrada original 2.001 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s